jueves, 7 de mayo de 2009

No solo de tejer vive el hombre.

También hay que destejer. Hay quien prefiere ajustar la prenda a otra persona antes que destejer, esa no soy yo, aún una prenda tejida, rematada lista para usar soy capaz de destejerla si noto algún detalle que no me deja satisfecha.
Justo ahora estoy destejiendo este, chal, cobija, mantita de tejer o multifuncional el cual tejí hace tres años, nunca me gustó, nunca lo utilicé y se quedó en una bolsa la cual acabo de encontrar, mientras buscaba la hebra para iniciar a jalar y armar una gran bola, no me gusta usar el devanador, me encantan las bolas de estambre; recordé un pasaje de mi tierna infancia:
Cuando iniciaba en esto del tejido con dos agujas mi mayor logro era tejer y tejer, no pensaba en bufandas, suéteres, cobijas o algo así. Mi madre tenía una bolsa de bolsitas (si, una bolsa con 10 bolsitas de 100gr cada una) de un estambre amarillo mostaza, le pedí que me diera una y montara “muchos puntos”; terminé la primera bolsita, la segunda, creo que por la sexta me comenzaba a preguntar por qué mi madre no me regañaba si ella solo me había dado una. Así un día tratando de evitar el regaño destejí aquel lienzo y salió una bola tan grande como una pelota.
La historia no termina ahí, años después escuche a mi madre, cuando alguien le comentaba lo bien que tejía su niña (o sea yo), esa niña casi me mata de un infarto, hace tiempo le monté puntos para una mantilla, la dejé tejer y tejer, varios días pensaba hoy en la noche remato su labor y mañana le doy otro estambre para que se entretenga, un día subiendo las escaleras la vi muy sentadita en el estudio tejiendo concentrada y media hora después cuando bajé la vi con una bola de estambre del tamaño de su cabeza!!!
Ella nunca me reclamó, pero desde ese día cada que me daba un estambre me preguntaba qué iba a hacer, al principio decía “solo tejer”, hasta que los años me dejaron pensar más allá y cada que pedía un estambre tenía que expresar de forma clara “necesito un estambre para tejer una bufanda”. Hoy en día a nadie le tengo que decir que voy a tejer, tejo y destejo a placer y si no tengo, al menos, 10 kilos de estambre listos para tejer y destejer, me siento vacía… que loca!!!

7 comentarios:

paularincones dijo...

Qué tierna historia. Yo creo que a nuestras mamás les debe haber causado una gran satisfacción que 'heredaramos' su gusto por el tejido.

A mí antes me costaba mucho destejer, aun cuando la prenda no me gustara del todo. Ahora cuando no me late el resultado y destejo me siento más en paz conmigo misma. Es parte de la diversión, digo yo.

Besos hartos

IzaLanita dijo...

Ceci soy de tu clan, ya que a mi me pasa lo mismo, es más, to tejo primero la muestra de la puntada y despues saco la medida para saber cuantos puntos voy a montar, y destejo la puntada, con decirte que mi hermana ya no quiere que le enseñe a tejer ya que si va mal le destejo todo lo que esta mal, pero es que no le gusta contar, y siempre quiere hacer puntadas "faciles", si hasta tejiendo con vastidor le he destejido porque se equivoca, jajajaja.
Besos, y dime por donde andas ahora ¿que tal te fue con la contingencia?

Elisol dijo...

Qué hermoso relato nos has contado. Yo también heredé el gusto de mi mamá y cada vez que le entrego una prenga hecha por mí se pone feliz y lo anda presumiendo siempre a sus amigas. Aparte en efecto, nunca hay suficiente estambre para tejer y destejer.

Besitos y cuídate harto!

ROMA dijo...

JAJAJAJA
chocala amiga, así se hace yo creo que eso le pasa a un 99.9% de las tejedoras compulsivas, yo me acabo de ir a comprar una comoda para guardar los estambres que compro para mis proyectos de los proximos cinco años mas o menos
Saludos, que estes muy bien

Bigú dijo...

Hola Cecilia!
Tan meticulosa desde chiquita, que gran personalidad tenías desde niña!
lo mejor de destejer es saborear lo próximo que vas a hacer con ése hilo, jijijii...
Yo no tengo tanto estambre ( o sí? me estaré haciendo de la boca chiquita acaso?,con cajas y cajas de hilos, hilazas y estambres clasificados por color...ya me quemé jejeje...), mejor ni saco cuentas...
Un gran abrazo para tí, espero que estés muy bien disfrutando de todo lo que haces y hasta pronto ojazos!

Alix dijo...

Ami me pasa lo mismo...cuando algo no me convence soy capaz de destejerla prenda completa.
Tu historia es muy tierna ¿cuantos añitos tenías?...
Un abrazo ♥

So dijo...

mi mamá teje, pero como que no lo hacia mucho cuando era pequeña. Que bonita historia. :)

Tejer o no tejer...

Algunas veces me pregunto porque siento la necesidad de tener mis manos ocupadas con una labor de tejido; solo puedo responder que si no tejo con las manos, tejo ideas en mi cabeza. Si tejo con las manos consigo que alguien más disfrute lo que yo hice, si tejo con la cabeza corro el riesgo de lastimar a alguien. Lo mejor es mantener las manos ocupadas...