viernes, 17 de octubre de 2008

Tiempo al tiempo…

No puedo terminar una cosa cuando ya tengo atrasada otra, no siempre he tenido secretaria, de hecho ese privilegio lo tengo hace muy poco, ayer le dije a esa pobre mujer que tiene que lidiar conmigo todo el día que de ahí en adelante ella tiene todo el poder de decirme: Cecilia tienes que hacer esto ahora y cuando termines esto otro… yo ya no puedo pensar… y como ella no me dio ningún pendiente para hoy por la tarde (bueno, lo que pasa es que no ha llegado), aprovecho para mostrarles un regalo que me envió desde la fría y húmeda Ottawa, mi amigo del alma, casi hermano y además mi fotógrafo favorito, él tiene el buen tino de regalarme libros, extraños diría yo, él los llama estúpidos, pero para mí son maravillas coleccionables las cuales devoro, adoro y que ya les mostraré, sin embargo ésta vez me envió uno de tejido, el cual me pareció increíble porque para las empíricas del tejido como yo, aclarar situaciones en apariencia simples, es como si el cielo se abriera y un rayo de sol iluminara. Ahora solo falta darle tiempo al tiempo, espero poder leer mis libros pendientes y sentarme a tejer en paz…

7 comentarios:

Elisol dijo...

Recibe el día de hoy toda mi envidia, jajaja. No es cierto. Son geniales los libros y cuando te los regalan aún más.... cuando se trata de un buen amigo, son de las cosas que no tienen precio.

Te dejo un abrazo.

Betty dijo...

Holaaaaa
Que lindo libro, se ve super super interesante.
Que hermosas cosas tendrá.
Ya ansio que nos platiques más.
Y felicidades por lo de tu secretaria.
Lo malo, es que despues uno se acostumbra y cuando no la tienes cerca se empiezan a complicar las cosas. Espero no sea asi.
Un beso y feliz inicio de semana.

paularincones dijo...

Yo quiero un amigo que me mande esos libros... Te deseo que lo disfrutes mucho.

Un besito.

Betty dijo...

Tambien ya estoy aqui nuevamente.
No me vas a creeer, pero yo tengo secretario. Es un señor ya grande, muy amable y atento, pero despistado.
Imaginate, hacemos corto circuito.
El despistado y yo olvidadiza. Menudo par.

Gracias por participar en el intercambio.
Mira en realidad no es un intercambio, mas bien es una cadena.
Paula le regala un detalle hecho con sus manos a 5 personas.
Esas 5 a su vez publican la cadena en su blog y le regalan algo a las chicas que deseen participar.
La sugerencia es 5 personas, pero yo considero que lo puedes hacer tan grande o pequeño como tu decidas.
Tienes un año para hacer y enviar tus presentes, el cual empieza a contar a partir de que aceptas participar.
Besos y que descanse, yo ya me voy antes de que se le antoje otra cosa a mi jefe.

Liz dijo...

Hola Ceci,

Excelente lo de tu secre, porque luego uno anda con tantas cosas que necesita una cabeza extra, ojala sea de ayuda y no un estorbante digo ayudante de esos que a veces nos caen del cielo y q quisiera uno mandar a volar ( espero se perciba la suerte que he tenido en este tema jijij )

Por otro lado, leí en el blog de betty que estuviste en tierras regias y vengo a decirte lo mismo que a ella, QUE AVISESSS, me daria mucho gusto conocerlas y poder llevarlas a conocer la ciudad, asi que ya sabes, aqui tienes tu casa cuando gustes, te recibiremos con los brazo abiertos, un plato de cabrito y unas glorias de linares jijiji

Cuidate y ahi como puedas platicanos de tu nuevo libro.

:)

Bigù dijo...

Hola Cecilia!
Què padre tu libro! a mì me encantan y por estos lares no he encontrado algo similar, si con los de arte y arquitectura batallo un buen para conseguirlos, imagina el tema del tejido, una vez en Mazatlàn encontre uno de textiles mexicanos y me sigue por toda la casa segùn lo que estè haciendo...
habìa visto agujas parecidas a tu ganchillo pero no uno asì, què pràctico y què buena idea la de la bufanda...
Un gran saludo desde estos calorones!

Elisol dijo...

Sólo pasé a saludarte y aprovecho para desearte bonito finde.

Te dejo un gran abrazo!!

Tejer o no tejer...

Algunas veces me pregunto porque siento la necesidad de tener mis manos ocupadas con una labor de tejido; solo puedo responder que si no tejo con las manos, tejo ideas en mi cabeza. Si tejo con las manos consigo que alguien más disfrute lo que yo hice, si tejo con la cabeza corro el riesgo de lastimar a alguien. Lo mejor es mantener las manos ocupadas...