lunes, 28 de julio de 2008

Todos somos muy ignorantes. Lo que ocurre es que no todos ignoramos las mismas cosas.

Otra vez tomo las palabras de alguien más para dar entrada a mis ideas, ésta vez fue Albert Einstein quien nos dice que todos somos muy ignorantes… y no es que yo esté muy “leída y escribida” (para los que lean esto y no sean mexicanos ser “leído y escribido” implica que tenemos un cierto nivel educativo), pero me consideraba toda una conocedora de las herramientas propias de las artes del tejido (agujas, ganchos, seguros, auxiliares, etc) de hecho conocía los telares, quien no ha tejido en uno hecho de tablitas y clavos, yo hasta tuve el amarillo marca “Mi alegría” con el que hice metros, quizás kilómetros de cordel cuando era niña.
Hoy estoy aquí para confesar mi ignorancia: hace algunos años se pusieron de moda los telares, todo el mundo tenía uno y presumía sus bufandas hechas “enredando estambre y brincando lazadas”; la moda sigue y Cecilia (yo) menospreciándolos, ¿cómo voy a tejer en un telar si se tejer hasta con 5 agujas?, si una bufanda con trenzas y todo la hago de una sentada, ¿un telar? Nunca!!!
Más pronto cae un hablador que un cojo… un momento, ese hubiera sido un título ideal para otra entrada, ésta bien, ya lo quemé aquí… hace poco más de un mes fui a una tienda de estambres a las cuales yo llamo “estambrerías” y encontré estos dos paquetes:


Desde que los vi supe que eran telares y, que salvo bufandas, no tenía idea qué más podía hacer; pero ¿cómo iba a dejar algo tan llamativo fuera de mi colección de herramientas para tejido? Por supuesto los compré. Llegué a casa y busqué en la
página web a la que remitían a los usuarios, debo admitir que salvo hermosísimas bufandas tubulares, no he hecho nada más, pero esto fascinada con la cantidad de cosas que se pueden hacer con éstos “artefactos”, ahora me toca aprender a usarlos, pero la verdad es que estoy feliz de haber dejado de lado mi ignorancia sobre los telares.
Si eres conocedor de los telares y quieres probar tu paciencia de santo, aquí me tienes, puedes intentar enseñarme a usarlos, quiero dejar de ser ignorante...

2 comentarios:

Elisol dijo...

Hola Cecy

Claro que estás en el intercambio. Eres una de mis ahijadas bloggeras, jajaja.

Fíjate que exactamente como tú yo pensaba lo mismo... he descubierto gracias a un libro de Isela Phelps que se pueden hacer calcetines, gorros y hasta trenzas en esos instrumentos. Un abrazo, ya te agrego a las linkeadas tricolor, que se me había olvidado poner a las últimas integradas. Besos

Cecilia dijo...

Gracias Madrina!!! jajaja.
Es verdad, se pueden hacer muchísimas cosas, ahora es cuestión de aprender cómo.
Un abrazo.

Tejer o no tejer...

Algunas veces me pregunto porque siento la necesidad de tener mis manos ocupadas con una labor de tejido; solo puedo responder que si no tejo con las manos, tejo ideas en mi cabeza. Si tejo con las manos consigo que alguien más disfrute lo que yo hice, si tejo con la cabeza corro el riesgo de lastimar a alguien. Lo mejor es mantener las manos ocupadas...